¿Existe el arte para niños y niñas?

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

¿Existe el arte para niños y niñas?

El arte es el campo de expresión más desarrollado por la humanidad y está presente en todas las etapas de nuestra vida. Cada una de sus disciplinas nos toca en algún momento, marcando nuestra cercanía con las diferentes dimensiones que abarca.

Hablar del arte para niños y niñas es hablar de un proceso de acercamiento, de sensibilización. Es la primera puntada hacia la agudeza mental y de los sentidos. Desde que estamos en el vientre materno somos tocados por las expresiones que nos rodean, por nuestro entorno. Nos abrimos a lo que nos rodea; aprendemos desde el momento cero.

En sus diferentes manifestaciones, el arte siempre está presente en la vida y en el proceso formativo de nuestros niños y niñas. Sin embargo, cuando las disciplinas artísticas se centran en comunicarse con la niñez, el resultado está ligado a varios factores que los artistas toman en cuenta para crear sus contenidos. Los libros, por ejemplo, varían en sus dimensiones, colores, materiales, cantidad de texto, lenguaje, tamaño de la ilustración, extensión de la historia y tipografía, según la edad y el nivel de comprensión y atención de sus lectores.

Lo mismo ocurre con la música, que se convierte en la banda sonora de la vida propia; con el acercamiento a los materiales, que desemboca en la expresión plástica; con las artes escénicas, que incentivan la expresión del cuerpo; con las historias, que encienden nuestra mente.

¿Qué buscar cuando buscas?

Para cada forma de arte la búsqueda será diferente, pero siempre es bueno empezar buscando historias. La mayoría del conocimiento que absorbemos desde el inicio es obtenido por la voz o de los mecanismos de comunicación que usan con nosotros quienes nos rodean. Prestamos mucha atención, y por ello aprendemos más rápidamente con los relatos y las vivencias que nos son narradas. Claramente, aprendemos desde el ejemplo, pero con la narración aprendemos a seguir un hilo conductor, a interpretar los tonos de voz y las expresiones faciales, y entonces empezamos a contar nuestras propias historias. Es por ello que buscar piezas u objetos desde los que puedas contar historias son una gran elección.

La habitación infantil

Pensar en crear una habitación infantil es un ejercicio plagado de recuerdos de la propia infancia, de gustos, de seguridad, incluso de objetivos, si se habla en términos pedagógicos. Por ello es importante, ante todo, tener claro que además de tener una estética, la habitación infantil debe ser un espacio lúdico, emotivo, que proyecte seguridad y que el niño o niña lo pueda hacer suyo.

Muchas veces la estética pesa sobre la funcionalidad o las oportunidades de afianzar comportamientos o expresiones como el orden, la creación, la lectura, el juego, la contemplación, etc. Sin embargo, todo esto puede ser obtenido en equilibrio cuando pensamos que cada objeto y la distribución del espacio, los colores y los juguetes pueden apoyar este proceso formativo en casa, iniciando con la apropiación del niño o niña del espacio.

¿Existe arte infantil en Artrade?

Sí, tenemos la fortuna de contar con el trabajo de varios artistas. Destacamos a Silvya Barrero, Cata Cayón, Raúl Ramirez, Diana Ochoa y Carolina Latorre, pero también a Artmadillo, casa de gatos. Hablaremos un poco de estos últimos en pos del artículo y su entrada a la galería.

Es un emprendimiento enfocado en los objetos con historia, en crear espacios de narración desde la ilustración y la literatura. Por ello, han creado los “Cuentos de pared”, que por su técnica son piezas pensadas como un primer acercamiento a la lectura de una obra, al ejercicio de cómo admirarla, de cuestionarse sobre ella y entender después la historia que representa cada pieza. Brinda la posibilidad de tener la mirada propia y la intencionalidad de los autores, permitiendo a los niños y niñas ponerlas en perspectiva.

Artmadillo, casa de gatos es una editorial y galería de ilustración que apalanca la publicación de sus libros desde la venta de sus ilustraciones. Para su colección actual, cuenta con la línea de la ilustradora Carolina Rubiano, inspirada en los cuentos de Alejandro Pedraza.

Los valores, nuestra relación con el entorno, las relaciones, la magia, son los temas principales de las treinta piezas disponibles y de sus publicaciones. La expresión onírica que destaca en el trabajo de los autores se ve reflejada aún más en la reseña que acompaña cada pieza.

Pensar que el arte debe estar presente en los espacios infantiles es ser consecuente con los estímulos que todos merecemos tener alrededor: somos lo que nos rodea, somos lo que aprendemos.

¿Necesitas ayuda? Escríbenos